La verdad detrás

Crucé el umbral del cementerio con el pie derecho… juraba que estarías esperándome del otro lado, así lo había visto en mis sueños, pero, tampoco estás aquí, realmente te has ido para siempre.

Intento fingir una sonrisa para una foto, el destello del flash trae el deseo del destello del arma y con esa imagen, las susurros empiezan a resonar desde las tumbas. Son una pequeña marea que se forma, el inicio de la avalancha, el caudal que comienza a hacerse paso por mi débil estabilidad… está aquí, ha llegado nuevamente.

Hermosas ciudades, aeropuertos, cascadas y mares de lucen ante mis ojos con espléndidos colores, pero nada llena mi alma… ni las risas con los amigos, ni el calor de la familia… nada, me falta ese pedazo de alma que te llevaste, el que evitaba que mi corazón se desangrara… el cementerio me habla…

¿Dónde estás, por qué no vuelves, acaso también perdiste tu sonrisa entre llantos? Si entendieras que aquí me tienes… ¿o será que no entiendes que debes dar el primer paso? Sal, te están esperando… tanto o más como a mi las voces del cementerio… escucha… ¡escuchas! Son lo que retumba detrás de mi sonrisa.

El sonido es cada vez más intenso… cada vez siento menos fuerza… es fácil fingir estar bien, es una de las enseñanzas de la obscuridad… ella nunca te deja…

Las voces toman el viento, están aquí, no hay forma de no escucharlas… escribe lo que es, no lo que falta…

“Bienvenido ” cantan

“Se fue” lloran

“Amor perdido” lamentan

“Entra” reclaman

“Llora” demandan

“Adiós, adiós. Adiós… adiós ¡adiós! Adiós vida” se burlan

Me preguntan por ti, “¿quién te protege ahora?” Ya no hay amor que responda… soy la presa de estos espléndidos cielos, soy la carnada de cada lamento…

La verdad, detrás de cada sonrisa hay un lamento, una historia que duele en cada lápida de este jardín de concreto… neogotico tormento, no hay fantasmas de otros tiempos, solo remordimientos eclécticos… los segundos son para los enamorados que gustan de ver volar el tiempo.

Tu ausencia me mata lentamente, escondo la daga detrás de la sonrisa, no sea que estos muertos me vean y quieran hacerse de mi compañía… con miedo de que visites nuestros lugares de la mano de otro destino errado sigo mi camino fingiendo, ocultando la verdad detrás de cada sonrisa… me llaman las campanas…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s